Un hombre que se anima


Nos educaron con películas de muchachitos que se enfrentaban al mal sin pestañear. A nadie se le ocurrió pensar que a Batman le tembló el pulso al enfrentar a sus archienemigos o que a Clint Eastwood le sudaban las manos al desenfundar su revólver. Los malos sí. Los malos temían a la furia de los buenos, aunque se dejaban matar. Los peores eran los tibios, los mediocres, los que salían escapados de los bares cuando las cosas se ponían pesadas. Esos nunca iban a entrar en la historia, aunque iban a vivir para contarla. 
En el cine, el miedo era pecado.
En la realidad, el pan nuestro de cada día. 
Y sin embargo, a pesar de esos miedo tangibles, tan propios de los que no tenemos máscaras protectoras y capas que repelen balas, algunos hombres se animan. Contra todo pronóstico, se animan. Con miedo, se animan. Y nos salvan a nosotros, los que no somos protagonistas, y nos hacen creer que se puede. Porque se puede, más allá del miedo.

... Así que ambulo por suburbios cada vez más remotos del periodismo, hasta que al fin recalo en un sótano de Leandro Alem donde se hace una hojita gremial, y encuentro un hombre que se anima. Temblando y sudando, porque él tampoco es un héroe de película, sino simplemente un hombre que se anima, y eso es más que un héroe de película.

Rodolfo Walsh - Operación masacre

9 comentarios:

  1. Estoy leyendo el libro de Walsh, muy despacio y con un enorme despablarme de lo que no sabía acerca de lo que pasaba en torno mío. Había leído sus cuentos de detectives, la famosa declaración que terminó matándolo, etc. Pero no había leído aquello escrito aobre algo que ocurrió en mi niñez.

    Cec

    ResponderEliminar
  2. Y muy buena y acertada tu reflexión.

    C

    ResponderEliminar
  3. Hermoso. Mi lacónico comentario resume lo que siento- Estamos salvado. Me siento salvado.

    ResponderEliminar
  4. Yo me crié con ese tipo de héroes: honestos, intransigentes con Liberty Balance. El western nos hizo creer a toda una generación que existe algo llamado bien, y que pese a la seductora mirada del mal, el héroe vence, contingencias aparte. Aún así, el cine de antaño era menos maniqueo que aquel que fabrica el Hollywood de ahora. Hoy el bueno es de cartón piedra, es honesto por accidente. Debe mantener bajo una mueca de cinismo la dualidad humana. Hoy el malo es atractivo, pese a que deba pagar su osadía de transgredir las leyes naturales de la moral.

    El héroe contemporáneo del mainstream es un personaje animado, está al servicio de la acción que protagoniza. El bien gana, pero por efecto de una pura compensación dramática, nunca como reequilibrio del orden moral.

    Después de leerte, Malena, me reconocí en un puñado de héroes de hace unas décadas, pero apenas veo indicios de mí en John McClane. Ni siquiera en Neo de Matrix. Y sí anhelo la pureza de Will Kane (Gary Cooper) en Solo ante el peligro, o John MacReedy (Spencer Tracy), en Conspiración de silencio.

    ResponderEliminar
  5. Realmente Malena, walsh fue increiblemente valiente, acorralado,estupido.
    Ademas escribe de puta madre
    invento un genero antes de que existiera en elmundo
    y todo para que manos cobardes jalaran un gatillo. Ganan siempre los cobardes porque son (somos muchos más) y por cobardía somos capaces de votar y de aceptar cualquier cosa, si lo sabrán los que dominan elmundo...
    fue una entrada muy inteligente
    estoy empezando a admirarte

    ResponderEliminar
  6. ¿Y qué me decís del maestro que encarna Charles Laugthon en "Esta tierra es mía"? Me lo has recordado, Malena, porque más que a un héroe de película lo identificaríamos con estos seres de carne y hueso, pusilánimes, aun cobardes, de los que puede brotar ese heroismo tan humano, "porque se puede, más allá del miedo".

    ResponderEliminar
  7. Qué fragmento elegiste. Contundente, cortito y a la pera.
    Muy acertado el comentario de Garriga sobre la invención del "nuevo periodismo" unos años antes que Mailer, Capote y cía.

    ResponderEliminar
  8. Ah Male, no me canso de repetir EL MUNDO NO ESTÁ HECHO PARA LOS TIBIOS. Qué mal que se ve todo desde ese lugar, o sos un héroe o sos un villano pero tibio jamás.
    Y ese fragmento de Walsh uno de mis escritores favoritos por infinitos motivos calza justo para este texto tuyo tan bien escrito.
    Qué bueno que todavía existen las personas que se animan. Eso los convierte en héroes y heroínas.
    ¡Un abrazo va!

    ResponderEliminar
  9. Me olvidé de decirte , Male . Mi texto favorito de Walsh es este cuentazo Un oscuro día de jsuticia . Si no lo leíste, te lo recomiendo.

    ResponderEliminar