Defensa al frío


El calor tiene buena prensa, el calor es sensual. El verano es amigo de los romances pasionales y pasajeros.
Vayamos más lejos: la pasión es roja, como el calor. Con eso está todo dicho.
Pero lamento decirles, amigos míos, que he venido hasta aquí a destruir el mito.
El verano apesta. Y cuando digo esto, créanme que lo digo en el sentido literal del término. Después de 8 horas de trabajo de oficina, cerca de esa ventana donde te pega el sol toda la perra mañana, no hay desodorante que no te abandone.
Por otro lado, los que hablan del romanticismo en época estival son los que están gozando de unas bellas vacaciones al borde de algún espejo de agua. A mi que no me hablen del roce de los cuerpos cuando el termómetro marca cuarenta grados a la sombra y estás en el microcento haciendo la cola del banco.
En cambio ¿hay algo más lindo que apoyarle la cola fría a tu compañero en la panza en pleno invierno? ¿Y qué me dicen de plantarle el pie helado entre sus piernas para que lo caliente? Eso es erotismo, señores. Por eso los Príncipes son azules, como el invierno.
En el verano, tu pareja te propone actividades al aire libre, que a no ser que sean exhibicionistas, no ayuda a la hora de intimar. En el invierno, se comparte el sofá, el chocolate caliente cerca de la estufa. ¡No me van a decir que cambian una caminata a pleno rayo del sol, sudando la gota gorda, por mirar una buena película acurrucado junto a tu pareja, que además huele bien porque el desodorante resiste!
Por eso, amigos míos, no se calienten y disfruten.
Acá no la estamos pasando tan bien.
Excepto los agraciados que tenemos piscina en casa y estamos en el agua fresquita hasta entrada la noche. Pero ese es otro tema.

17 comentarios:

  1. Ahhh no....esa entrada está llena de mala intención!!!
    Los poseedores de pileta no pueden hablar.
    Igualmente creo que hay algunos a que ni el frio ni el calor los estimulan, se quejan todo el año jaja. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No hay mejor escenario para una pasiòn de aquellas, que un buen hogar con leños encendidos, chocolates y una buena pelicula que uno nunca alcanza a ver completa. El verano es lindo con pileta y AC. Apoyo tu defensa al frio, sin dudas

    ResponderEliminar
  3. No me convencen con nada. Yo odio el frío y se puede decir lo mismo de las dos estaciones extremas. En invierno, la pasan bien los que tienen un lugar calentito para pasarla.
    Recuerdo esas noches de invierno noviando en la calle, te lo regalo.
    En cambio las noches de verano, en cualquier lado la pasas bien.
    Lástima que acá no está la foto del blog, porque creo que el que está de espaldas es Curly

    ResponderEliminar
  4. Yo defiendo a rajatabla el frío, el chocolate caliente, la estufa, los mimos abajo de una manta mientras la peli corre y ya nadie la mira...
    Además, con el calor no hay manera de estar presentable, sudas, se pega la ropa, oles mal, se corre el maquillaje y la mayoría de las sandalias son feas (sobre todo las de este verano)... En invierno me siento mas linda y la planchita dura todo el día, y si a eso le sumamos que con mas ropa los rollos se ven menos... BINGO!!!!! Invierno a full....

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que no nos queda otro remedio que sumergirnos en un río helado para ponderar las bondades del frío o, por el contrario, abominar de su rigor paralizante.Pero no me negaréis,amigos, Malena, que el amor no entiende de estaciones:en invierno o en verano, con frío o con calor, siempre acaba derritiendo el hielo y prendiendo fuego.
    (Aunque no estaría de más dejar resbalar unos cubitos por la "geografía humana").

    Besos tintineantes, a -2ºC, desde la Córdoba de acá.

    ResponderEliminar
  6. Coincido plenamente, es más cuando posteé: No se puede coger con tanto calor, algunos me tildaron de loco, otros coincidieron.
    Si bien siempre elegiré al frío sobre el calor, hay algo que le agradezco al calor, y es que no produce esas reducciones humillantes en los tamaños viriles. Nada más embarazoso que una frase como: "Es que el agua está muy fría..." Pero afortunadamente los habitantes bonaerenses gozamos de primaveras y otoños muy agradables y los inviernos suelen ser benignos, así que son sólo 3 meses de fastidio, un mero 25%, y habiendo pileta, AC y ganas, se pueden superar.

    ResponderEliminar
  7. Hasta hace no demasiados años fui una defensora del calor, una amante del calor, te diría. Ahora coincido con vos palabra por palabra y punto por punto.
    Desde una Córdoba tórrida, pegajosa, insoportable, te deseo un pronto comienzo del otoño, ajajja.

    Besos dese lejos

    ResponderEliminar
  8. El frío incluso hace olvidar el concepto mismo de piscina. En lo demás, aprovéchela como guste. Ya vendrán otros colores.

    ResponderEliminar
  9. Yo también prefiero los culos fríos. Orita, que esas congelaciones europeas no me placen...

    ResponderEliminar
  10. A pesar de ser una perogrullada, no deja de ser notable que cuanto más frío hace más anhelamos el calor, y cuanto más calor hay fuera, más frío queremos.
    A la hora de la verdad, la gata Flora no tiene nada de especial.

    ResponderEliminar
  11. El calor del cuerpo derretirá los hielos ansiosos del inmenso fuego.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. nosotros somos del calor a full...
    podés andar en bolas por la casa todo el tiempo (cuando los chicos no están)... pensándolo bien... en invierno también andamos en bolas...
    bueno... nada... nos gusta más el calor...

    ResponderEliminar
  13. El frío invita a apretarse al abrigo del cuerpo que más caliente. El calor expele el cariño. Yo me crié en el norte, donde el sol era un milagro. Aprendí a ver en las tormentas y la lluvia una belleza cautivadora. Aún hoy, cuando llueve, siento un cálido recogimiento interior.

    ResponderEliminar
  14. no me digas que nunca te pusiste un buzo de 'el para acurrucarte en el sillon, oliendo su perfume mientras lo esper'as a que traiga el cafecito para ver la peli, obvio que el invierno garpa muchisimo mas!

    ResponderEliminar
  15. Ser hipotenso ayuda a que me guste más el frío en "la vida civil". En la vida íntima, cada estación tiene su tilín: buscar el calorcillo del cuerpo o recocerese juntos, rehogados en sudor.
    El cuerpo es cuerpo los 365 días del año y no hay que hacerle ascos a las estaciones: la vida son cuatro ratos: hay que hacerlos gustosos.

    Me voy a dar un paseo a -1º: Granada es muy fría, así que...

    AG

    ResponderEliminar
  16. Llegué acá por casualidad... (aunque no creo mucho en las casualidades, je) Estoy de acuerdo en un 100 porciento con lo que escribiste. Y me encanta cómo lo escribiste... deberé pasar por acá más seguido :)

    ResponderEliminar
  17. ..."El calor del cuerpo derretirá los hielos ansiosos del inmenso fuego..." ?si! y el frío aliviará el alto fuego que acelera el corazón y nubla el discernimiento/=cupido=amor romántico que tanto daño nos ha hecho. ?... creo.
    gracias

    ResponderEliminar