El lugar más hermoso del mundo



Creo que en pocas ocasiones de mi vida me he sentido más feliz que el día en que mi hijo me hizo esta fotografía en los Picos de Europa, zona cántabra. Lo fui de un modo absolutamente limpio. No habiéndome sentido casi nunca preso de nada, en ese instante me sentí libre del todo. Lo de la libertad es un concepto que no he manejado nunca mucho. Pensar en si uno es feliz o no tampoco me perturba en demasía. Sé que la felicidad es un arrebato, un subidón de endorfinas, algo que no está ni siquiera bien que dure demasiado tiempo. Sin meterme en honduras metafísicas, prefiero la alegría, ese esparcimiento ufano del alma. Pero ahí arriba, mirando al cielo, empequeñecido por la fastuosa naturaleza que me circundaba, sentí la súbita consciencia de que estaba viviendo un momento extraordinariamente único. Me ha pasado otras veces y lo he sentido igual o de parecida manera, pero creo que nunca de una forma tan intensa. Lo que ahora razono (y al razonar se pierde un poco el misterio y el asombro, la divina providencia de lo que no conocemos) es que mi cuerpo se fundió con la tierra, asunto que no entra en el concepto que poseo de mí mismo y de la propia tierra. No siendo yo una criatura religiosa, lo cual da una relevancia mayor a lo que me dispongo a confesar, solo he notado una sensación similar a ésta en algunas ocasiones en que he visitado morosa y admirativamente algunas catedrales. No me refiero a algunas majestuosas de las que el amable lector pueda pensar sino a otras de imponencia menor, pero impregnadas del mismo misterio que me perforó (todo muy metafóricamente entendido) cuando mi hijo, sin avisarme, me fotografió en los Picos de Europa, frente al cielo azul jaspeado de nubes y las altas y eternas montañas. Tengo un buen amigo que dirá que es Dios quien me vigila y conduce. Que es su hálito el que guía el asombro que continuamente padezco. No pienso llevarle la contraria. No, al menos, esta vez. Y cuando la rutina de los días me aturda y me desarme (suele pasar con pesarosa frecuencia) me imagino en ese lugar exacto del mundo con mi hijo detrás, atento a las frivolidades espirituales de su extraño padre.

7 comentarios:

  1. Dios te salve, hijo revolucionario de la sagrada forma. No crees, dices, pero escribes como si estuvieras deseando creer.

    ResponderEliminar
  2. Dios bendiga a los hijos que aún se asombran de sus padres y a los padres que logran asombrar a sus hijos.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu gozo, Emilio. Yo también he sentido una alegría inefable en ocasiones en las que mi hijo simplemente jugaba, miraba al infinito tras el cristal del coche, o reía feliz sin razón...

    Casi siempre son situaciones atípicas, que por lógica no debieran producir más emociones que otra escena cotidiana de las que el día posee cientos. Pero sucede, como un milagro.

    Te entiendo bien, amigo.

    Por cierto, los Picos de Europa ayudan mucho crear ese ambiente numinoso, sin más dioses que los hijos.

    ResponderEliminar
  4. "Cuando más alto subía
    deslumbróseme la vista,
    y la más fuerte conquista
    en escuro se hacía;
    mas por ser de amor el lance
    di un ciego y oscuro salto,
    y fui tan alto, tan alto,
    que le di a la caza alcance."

    Y en esto Emilio, extático, fue cazador y cazado.

    ResponderEliminar
  5. wow! Que buena descripción de ese momento y de lo que te inspira. Debe haber salido del fondo de vos.

    No se por qué pero imagino que mientras tu hijo te veía por detras tuyo, sonreía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Perfecta (y enórmemene didáctica) esa diferenciación biológica de la felicidad frente a la alegría, dos formas , mayúscula y minúscula, de combatir la existencia, siempre tan esquiva e hija de puta.
    Todo un acierto esa descripción del "Todo ya pleno" de don Jorge Guillén. Lo exultane frente a los insultante.
    Te deseo mucho de esos momentos pletóricos, que los otros vendrán solos.
    Y disfruta de tu hijo mientras crea en ti.

    AG

    ResponderEliminar
  7. Hola,precisas y concisas imágenes van desnudando integralmente la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos de nieve..

    ResponderEliminar