Noche de paz, noche de amor


La idea de comenzar el año rodeado de la gente que uno quiere es muy buena. No hay nada más lindo que comer con tus hermanos, sobrinas, padres, amigos y desearnos de corazón que el año que empieza sea excelente.

Pero, por favor, que alguien me explique por qué tengo que brindar con el contable de mi oficina y desearle un año próspero (¿Más próspero? ¿Qué te querés robar ahora? ¿Los ventiladores de techo, desgraciado?) o besar a la secretaria del jefe mientras le digo que ojalá tenga un 2012 más descansado (Renunciá y quedate en tu casa, loca). Ni hablar de los vecinos que se olvidan de las denuncias por ruidos molestos que hicieron en Junio e intercambian botellas de vino y deseos de paz (Hay un barrio muy pacífico a 100 kilómetros de acá. ¿Pensaste en mudarte?).

Lo inexplicable de las fiestas navideñas es esa necesidad que sentimos de ponernos querendones con todo el que nos rodea. Probablemente tenga que ver con la cantidad de alcohol que se ingiere, porque entre las despedidas de año laborales, de amigos, de familia, barriales y demás, uno comienza descorchando la primera botella el 15 de diciembre y termina el 2 de enero abrazado al primo de la sobrina de la novia de la vecina del almacenero, diciendo "no sabés cómo te quiero, hermanito".

Este año tenemos, además, la predicción maya colgando sobre nuestras cabezas como espada de Damocles. Estoy segura que no faltará el que - borracho y al grito de "aprovechemos que se acaba el mundo" - intentará meter mano en escotes, piernas y demás de todas las contertulias que no pertenezcan al círculo familiar.

Por eso me animo a sugerir, señores, que festejemos la llegada del primero de enero con nuestra gente querida, con aquellos que sepamos que nos desean genuinamente que seamos felices.

O con algún seguidor de la teoría maya de nuestro agrado.

11 comentarios:

  1. Estimadísima amiga.....ud, sabe como pienso. Me voy a recluir en la paz de mi hogar. Ahora si....la espada ¿ no era de Empédocles?
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu reflexión - sobre todo la parte de la predicción Maya :D
    Pero al menos en mi caso, no le puedo echar la culpa a la bebida. Yo me pongo en pedo 6 de 7 días promedio y me la paso peleando todo el año. Cuando llegan las fiestas, más en pedo, me da un cansancio tal, que prefiero pensar que el turro al que estoy abrazando en el fondo es buena gente... en fin, una idiotez.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. desde un rincon del mundo,
    brindo contigooooooooooo...

    ResponderEliminar
  4. Yo, como Dany, solito en mi playa ferpecta. Si acaso con mi gato espantando moscos.

    ¿Navidad?, ¿Nochevieja?... que se chinguen!!

    Besos inusuales.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy seguro que en el 2012 se acaba el mundo! Dónde nos juntamos? Y por las dudas que sea pronto, no sea que hayan calculado mal...:-)
    Y yo conocí una secretaria así, y creo que descansaba bastante, porque hasta donde se, se la pasaba acostándose con todo el mundo, hasta en el horario del almuerzo...Obviamente por el tono de rencor, con todo el mundo, salvo conmigo!! :-(

    ResponderEliminar
  7. Desde mediados del siglo pasado (fecha en que conseguí el visado para entrar en este perro mundo) hasta el presente, he esperado impertérrito a que se cumpla la profecía finisecular dos o tres veces (Nostradamus, el salto de milenio y, ahora el 2012 maya). Lo mismo aciertan en una de estas. Yo voy a hacer la mía: Seguro que para mí se acaba un día antes que para el resto de la Humanidad (de los que vivan ese día, claro).

    Mientras tanto, si hay que emborracharse pues nos emborrachamos. Este es un buen sitio: tenemos barra libre (y farra libre).

    Brindemos, Malena.¡Salud compañeros!

    ResponderEliminar
  8. Brindo con todos ustedes, sin dudarlo!!!

    ResponderEliminar
  9. 2012 sobre nuestras cabezas. No tengo miedo. Que se pongan los apocalípticos a meterse en búnkers. Yo voy a beber en primera fila con mis amigos de barra.

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo se puede concebir una navidad estival? Si es que el sur tienen caaaaaada coooooosa...
    En cualquier caso, que encontréis el camino (digo el camino a casa desdpués de la ingesta de maltas) y sobreviváis al deso de meterle mano a la chica menos conveniente de la reunión (se sabe que el marido es cinturón negro y tiene mal carácter).

    Abrazos,

    AG

    ResponderEliminar