Hambre



De su pan de cerezas
De su vino de peces
De su fruta de luna
De su leche nocturna
De sus dulces moluscos
De sus acres frambuesas
De sus moras doradas
De sus croissants menguantes
De sus higos Burjoti
De sus fibras de néctar
De su verde doncella
De sus fuentes de labios
De sus fértiles dunas
De su fina gavesia
De sus dátiles álgidos
De su exótica litchis
De sus senos de Siena
De sus glúteos de sémola
De sus ácidos bífidos
De sus dedos de seda
De sus yemas saladas
De sus jugos de algas
De su aceite de geisha
De sus hebras cromáticas
De sus muslos de harina
De su miel de saliva
De su zumo de brisa
De sus gritos de savia
De su cera de ombligo
De sus esporas núbiles
De sus brácteas de espuma
De su sudor de ninfa
De su crema de nieves
De su nata de sueño
De su olor de sirena
De su sexo de hambre

9 comentarios:

  1. Versión corregida y aumentada de un Hambre atrasada -e insaciable- ya publicada en RIOGRAFÍA.
    Se trata, por tanto, de un texto permanentemente inconcluso. El tema de esta ronda invitaba a traerlo a nuestra barra.

    ResponderEliminar
  2. riquísimo poema
    ¿me lo puedo comer?, jaja
    excelente

    ResponderEliminar
  3. Esa hambre la compartimos todos, creo. Tu poema, inconcluso o no, es para degustarlo en desyuno, almuerzo, merienda y cena. Es tan ligero que se deshace en el alma y te sacia sin que te quede sensación de hartazgo ni mala digestión. No se necesita sal de musas. Puede ser adictivo. No dejar al alcance de mentes tontas.

    AG

    ResponderEliminar
  4. De tanto "de", me entraron ganas de morder de la manzana prohibida. En nada me pongo en ello, prometido.

    ResponderEliminar
  5. Un texto de esta hondura lúbrica (la pasión es 3D puro) no puede cerrarse nunca. Harás revisiones continuamente. Añadirás renglones. Muescas de amor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya tenemos los ingredientes. Ahora esto cómo se prepara, ¿en crudo o a fuego lento?

    ResponderEliminar
  7. excelente miguel. cada quien tiene sus ingredientes preferidos, y su hambre particular, y sin embargo, la misma.

    abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lo leí el primer día, cuando el único comentario era el tuyo. No pude comentarlo. Es decir, agregar algo que no sobre.
    Hambre y sed. Las sensaciones más parecidas a la necesidad del cuerpo deseado.

    ResponderEliminar
  9. Más que Barra esto comienza a parecerse a una taberna!! La verdad no sé por dónde empezar, calculo que por el final...

    ResponderEliminar