Malena en su laberinto



Por una vez fue Ulises el que esperó a Penélope destejiendo las horas. Vi pasar a Malena -al aire sus cabellos- y me quedé silbando, como si fuera Bogart, con aire despistado durante una semana hasta que retornara (¿no me dijiste eso, que tan solo silbara?). Ella vive su tiempo de primavera en ciernes del  octubre porteño acariciando sueños de tangos aún inéditos, mientras las hojas muertas se posan en los parques del hemisferio norte con la voz de Yves Montand.
El alma de Malena es como un laberinto donde se encuentra el Aleph como única salida. Ella dibuja enigmas de inefable belleza con su sonrisa dulce de Gioconda argentina. Es gacela o tigresa, según a lo que quieras jugar en su tablero.  A doble o nada apuesta, sabiendo que al final ganará la partida. Arma siempre el modelo de palabras sutiles como una Maga sabia amante de Cortázar. Su canto de sirena suena a bandoneón  con aires de Piazzola y acordes de Oblivion.  Es tierna y es valiente; mujer fatal y musa. Si tú quieres, princesa; y si ella quiere, bruja. Cuando ella entra en el Díner, la barra se nos llena con todos sus amigos  que parecen decirnos  a los cuatro gallegos:”¡Dejaos ya  de gaitas!”  Y luego raudos cruzan las aguas del Atlántico buscando sus prodigios en Yuyo del suburbio, al sur de Buenos Aires, donde pierden el norte los que no la conocen.
Malena muestra heridas y algunas cicatrices, porque vive la vida con intensa pasión. Reivindica y defiende las causas que son justas y ama la libertad como Fierro y el Che. Es sensible y es culta. Es divertida y pícara. Seductora y traviesa. Hoy es la pelirroja que vemos en la barra y mañana la rubia platino que flirtea con Sinatra y con todo su clan. Pero cuando se quita esa piel de pantera, descubrimos la mina tan cálida y humana que todos conocemos; esa que se enternece si le llaman mamá.



25 comentarios:

  1. Nada.
    No puedo decirte nada.
    Excepto que es lo más lindo que se ha dicho de mí.
    Gracias, Miguel.

    ResponderEliminar
  2. efectivamente, las panteras también llevan una madre dentro. Esa dualidad permite que la pasión no termine con la especie. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, un honor poder escribir justo debajo de Malena. Encantado.

    ResponderEliminar
  4. Chicos, vamos a tener que organizar un viaje a Argentina. Yo quiero conocer en vivo y en directo a esa mina que Miguel describe.

    ResponderEliminar
  5. clap, clap, clap, clap.

    muy bueno, miguel.

    yo compro.

    salú!
    y buena vida...
    f

    ResponderEliminar
  6. La verdad, Miguel, yo le iba a comprar un anillo de 20 kilates a Male, pero esto lo supera ampliamente. Te felicito, en serio, un dignisimo homenaje, pero también entre nos, te quiero cagar a trompadas! (es en joda, espero que se entienda)

    ResponderEliminar
  7. Ahh, y ya que estamos te pido permiso para publicar la url en mi blog.

    ResponderEliminar
  8. Qué lindo retrato al natural. Qué ganas de darles un codazo a Montand y a Sinatra al paso de esos cabellos al viento, de esa mujer pantera con nombre de tango, de esa gacela modelo para armar (la tremolina), de esa culta y divertida sensibilidad que es al final lo que queda en el eco del taconeo.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Como buena señora mayor y madre de Malena he cometido la gaffe de comentar sobre mi niña desde su compu....I'M SORRY ..yo ya le he perdonado por los improperios que me ha proferido al darse cuenta del grave delito llevado a cabo,ja,ja

    ResponderEliminar
  11. Señora Madre de Malena: Se ha hecho justicia en este escrito con su hija. Malena es eso y mucho más. Y dejeme felicitarla.... por su hija......dele. Un beso!

    Siempre será su niña......si si.......

    ResponderEliminar
  12. Y yo la felicito a ud y a su marido por haber hecho una mujer así. A eso llamo yo "saber cocinar bien". Sepa disculpar mi estilo, no soy tan pulidito como don Miguel. Ah, y ya que estamos aprovecho, no tendrá otra hija, entre 40/50 años (menos también, pero ya me parece gula lo mío) pero más de la zona de GBAN, pq su hija Malena es un primor pero está en Pehuajó :-)

    PD: y le aviso que ese tal Dany es narco!

    ResponderEliminar
  13. Y lo que es pior, encima es hincha de San Lorenzo "Cuervo". No se lo recomiendo para la nena..

    Perdón Dany, en el amor y en la guerra todo vale!

    ResponderEliminar
  14. Upa Dany, me acabo de dar cuenta de una cosa, hagamos una tregua, y avisale a los de Inmigración que lo metan en cana a un tal Ramón Besonías dijo... por intento de secuestro de Malena. Es la birra, loco, la birra me mata!

    ResponderEliminar
  15. Los "Husos" y costumbres horarias me han impedido llegar tarde al comentario de mamá (presupongo que se pudo leer) y aparece ya borrado. Malena, ¿por qué lo hiciste? ¡Necesitaba conocer ese contrapunto consanguíneo! En cuanto a tu capacidad de convocatoria y a la profusión de elogios de nuestros amigos, algo habrás hecho para merecerlos, querida. Por lo que a mí respecta, agradeceros a todos haber pasado por la barra y brindar todos juntos por Malena y por la amistad. Incluido Ato, por supuesto: ¿Otra copita?

    ResponderEliminar
  16. Gran retrato y eso que lo has hecho al cálculo. Muy literario, muy lírico y lleno de referencias emocionales.
    Me pregunto cómo será la Malena real... ¿Sale ganando o perdiendo con tu retrato? ¿Es esa volcánica mujer que echa a pelear a Dany y a A. Torrante, a la vez que deja babeando a Ramón (y lo confieso: a mí también)?
    Sólo sabemos de un tauaje en la espalda, donde arranca el pelo.
    No digo más.

    AG

    ResponderEliminar
  17. Me han impedido llegar a tiempo al comentario de mamá, claro; no tarde. Estos lapsus...

    ResponderEliminar
  18. Ah, Miguel. Mamá decía cosas típicas de madre, pero las firmaba con mi cuenta. Así que el comentario quedaba más o menos así:
    Malena dijo: Qué linda que es Malena.
    TERRIBLE, jajajaja.

    Lamentablemente, de Bellucci ... niente, Alberto.

    Esta soy yo:
    http://4.bp.blogspot.com/-nSUpHEbi6Ps/Tpoq5LbTxxI/AAAAAAAAAM8/nVSAKaNJ30E/s1600/nos.png

    Y a Ato no le den más copitas, que con un par de cervezas armó tremendo revuelo, jajajaja.

    ResponderEliminar
  19. La foto, pues eso, muy maternal, pero el tatuahe en la espalda, donde arranca el pelo... No debo decir más.
    AG

    ResponderEliminar
  20. Se agradece la copita don Miguel. Pero hacele caso a Malena. Ya el Hermano Simón me quiere echar de la colonia por el quilombo que armé. Dónde carajos voy a conseguir laburo como reparador de sulkys, eh? Abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Todo bien Ato. No te preocupés. Intentá vos con la madre.!

    ResponderEliminar
  22. Qué retratista más tierno es Miguel, Malena. Cuando lo veas, a Miguel digo, dale un beso.

    ResponderEliminar
  23. Miguel:
    Esta vez voy a publicar desde mi espacio.Malena es lo que dices y ,mucho más...es buena gente,honesta,ama la justicia hasta que duele,es leona y tigresa para defender lo suyo y dulce gatita para llenar de mimos a los que ama.Es tango, vals y tambien lambada y, como todos suponen es una hermosa mujer,pro por sobre todas las cosas ES UNA DE MIS NIÑAS!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Muy tarde, pasado casi un año, encuentro su comentario, señora YO. Un yo que revela una mamá orgullosa de su hija, esplendorosa en todos los sentidos. Uno, como autor de este entrada, ha de confesar que hizo el retrato "al cálculo", como dice Alberto Granados. Pero...¡no tanto! Porque ella se deja ver en esta barra y en Yuyo del Suburbio como esa mujer que pasa y va dejando huellas.¡Hermosas huellas!
    Encantado, señora, y felicidades por esas bellas personas que son sus hijas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar