Emilio, el amor y el espanto



Supo que podía encontrar la última copia de aquel libro en el Ateneo de Buenos Aires. El dato le había llegado en un sobre cerrado sin remitente, pero al leerlo descubrió la letra del gran Cobo estampada en el papel. Agradeció en silencio a su amigo y sintió que la culpa lo carcomía. ¿Qué habría sido de Miguel si él no lo hubiera iniciado en aquella locura?

La idea de viajar al país de Borges lo entusiasmaba, pero no quería perder el eje de su búsqueda. Ya tendría tiempo después de recorrer las calles de San Telmo, cuando hubiera cumplido su misión. Recordó las líneas que el maestro le había dedicado a aquella ciudad y sintió que le calzaban perfecto también a él: no nos une el amor, sino el espanto.

Se dedicó a planificar cuidadosamente el viaje. Los amigos de la Barralibre Jazz Ensemble podían ayudarlos. Raymond y Albert habían estado de gira por Argentina y habían traido con ellos a una mujer que cantaba tangos. Malena le dio la dirección exacta del Ateneo, pero trató de persuadirlo de que no fuera. Que otro se ocupe del trabajo sucio, le pidió. Pero no había palabras suficientes para convencerlo.

Llegó a Ezeiza una tarde de noviembre. Recorrió los kilómetros que lo separaban de la librería en taxi. La emoción le nublaba la vista.

- Tiene suerte. Es el último que queda - le dijo el vendedor y Emilio no pudo evitar la sonrisa de satisfacción.

Pero nada igualó el sentimiento de alivio y felicidad que lo invadió cuando prendió fuego al último libro de Bucay.

14 comentarios:

  1. ¿quedaba uno sin quemar? Al fin y al Cobo no es un trabajo sucio. Besos Male!

    ResponderEliminar
  2. Cuidado con los biblioclasmos. Ni siquiera Bucay merece que se destruya un libro. No me hagáis recordar las quemas de libros de Inquisición o nazis.
    Si existe un libro que merezca la pena ser quemado, es, sin duda, el de Rajoy. A ese ayudo.

    AG

    ResponderEliminar
  3. La dimensión bibliófila de Emilio sabiamente delimitada por sus filias y sus fobias cuyas coordenadas radican allá, en Argentina. La doble B de Buenos Aires, el eje Borges-Bucay. Y mientras nuestro Barralibre Jazz Ensamble viajando por el mundo de triunfo en triunfo. ¿Se puede pedir más?

    ¡Ah!, y siempre será mejor unan BB que una triple AAA.

    Querida Malena, nuestra adorada niña, qué bien nos lo pasamos. (No sé si este detalle complacerá al dúo Dany-Ato)

    ResponderEliminar
  4. no se. esto me suena absolutismo intelectual. a cultura con mayúscula y corona.
    si hay quien quiera leer a bucay, de quien apenas veo una fotito miro hacia otra parte, allá el.
    al fin y al cabo, cada uno lee los libros que se merece.

    salú!
    y buena vida...
    f

    ps: a menos que las razones de la quema sean personales, y no quede sino batirse...

    ResponderEliminar
  5. Búsqueda bibliófaga con pasaje a Buenos Aires y final a lo Fahrenheit 541. Malena a arrancado a Emilio de su Córdoba natal y vitalicia, para embarcarlo en una odisea literaria, arropado por la Barra Libre, grupo salvaje cuando lo que se defiende son letras.

    Emilio es pluriforme; sus roles no huyen de su identidad, la conforman, pincelan su rostro.

    ResponderEliminar
  6. Ato guith Sotheby's auctioners26 octubre, 2011

    Perdón, pero Bucay también escribió libros muy buenos, por ej:
    Cartas para Claudia (1989)
    Recuentos para Demián (1994)
    Cuentos para pensar (1997)
    Recuentos para Demian (1998)
    De la autoestima al egoísmo (1999)
    Amarse con los ojos abiertos (2000)
    El camino de las lagrimas (2001)
    El camino de la felicidad (2002)
    Déjame que te cuente (2002)
    entre otras.

    OK, plagió a Cavallé, pero lo reconoció. ¡Lo re-co-no-ció! El tipo es un un ídolo! Yo me afané más de 100 autos y nunca me fui a ningún juzgado a admitirlo.

    Además, fíjense, al googlear junto a quiénes aparece:

    Biografía de Jorge Bucay Autores de Argentina - Toda la informacin sobre literatura argentina, Borges, Cortzar, Sábato y Saer. Escritores Argentinos.

    Y cito un párrafo de Wikipedia:
    Se autodefine como “ayudador profesional" ya que, mediante sus conferencias y sus libros, ofrece herramientas terapéuticas. Además tuvo una carrera profesional como psicodramatista, así lo dice en su libro El camino de la autodependencia: "yo también necesitaba definirme; ya me había discriminado, no era lo que eran los demás pero ¿qué era? Así que tuve que buscar una nueva manera de definirme. Y la encontré: ayudador profesional. Lo de ayudador por la ayuda, y lo de profesional porque estoy entrenado para el trabajo, y cobro por hacerlo".

    Así que les pido en nombre de Cervantes, Quevedo, García Lorca y hasta del Apache Tévez, démosle una vigésimo novena oportunidad de demostrar que es un ayudador profesional. OK?

    Además, se van a quedar bien calentitos cuando sepan que con los "gomia del barrio" tenemos más de 100 obras de cada título. Los íbamos a usar para juntar unos mangos, en la papelera, pero viendo que hay tanto interés, escuchamos ofertas...Arrancamos con una base de $100.000 euros.

    Y sí, machos, a joderse por avivar giles.

    ResponderEliminar
  7. Qué decir. O qué no decir. Qué contarles que no sepan. O incluso algo que ya sepan. En fin. Estamos de enhorabuena aquí todos juntos, arracimaditos, juntando palabraas, diciéndonos cariños, coincidiendo en asuntos. O no coincidiendo. Ya hemos visto que no siempre llueve a gusto de todos. Lo de Bucay, en fin, ay Bucay. Es que ayudar profesionalmente así como algunos hacen, en plan pastillistas aliviadoras instantáneas con sintagmas y con verbos. Y ningún verbo es copulativo. Cómo podemos vivir sin buenos verbos copulativos. Lo de Malena acerca de mí estuvo bien, muy bien. Disfruté viéndome en la otra orilla, en las Américas, visitando esos sitios que he visitado en libros, soñado en sueños muchas veces y contado a los demás, en la intimidad, como si ya hubiese estado. Somos un club estupendo, pero yo no estaría seguro de que termine la cosa bien. Vamos camino de emborracharnos un día seriamente. Y bien cogidos de ron, enfebrecidos de bourbon, a ver qué decimos. Tan deslenguados que somos. Un beso, Malena. Un abrazo a los demás.

    ResponderEliminar
  8. Bucay rima con sky. Muy celestial todo. Aunque venda libros a tutiplén y salga con el buenecito de Borges en la Historia Universal de la Literatura Porteña.

    ResponderEliminar
  9. Después de leer el comentario de f. me siento en la obligación de aclarar que el texto no pretende tener tintes de absolutismo intelectual. Siempre celebro la publicación de un libro, más allá de que pueda o no gustarme el contenido. Con Bucay la cosa es distinta; no te olvides que la editorial decidió no reimprimirle el libro Shimriti porque el mismo autor confesó haber plagiado.
    Dijo para el diario El País: soy un "docente repetidor de cosas. Yo aggiorno y modifico. No soy el gran pensador o sabio que se quiere hacer de mí".
    El plagio es robo y un libro plagiado es la prueba del delito.

    ResponderEliminar
  10. Otro si digo:
    Ser docente repetidor de cosa está bien. Adjudicarse la autoría de los textos que se reparten ... mmmmm .... feíto, Bucay.

    ResponderEliminar
  11. igual,
    non preocuparum largum vivirum.
    (como estoy para el latín, ja!)
    no soy santo, cada cual tiene su talón de aquiles. yo escucho el chiquichín chiquichín guáguáguá de la cumbia villera y agarro la toledana, la vizcaína el arcabuz y las picas.
    hasta napalm te diría...

    ResponderEliminar
  12. Tome Don F. se le cayó una bazooka...

    ResponderEliminar
  13. ey1 Gracias por el enlace al concurso de El Pais!

    ResponderEliminar
  14. Hemos bebido más vodka de la cuenta. Viva la controversia lisérgica. Viva el temple destemplado. Esta noche invito yo.

    ResponderEliminar