El amor, la muerte, el enano, la furcia (Primera parte)



I

El amor, a decir de Ovidio, dispara dos flechas de efecto contrario. Una, forjada en oro, procura amor mientras que la otra, cerrada en plomo, entrega quebranto a quien sufre la ponzoña del metal. El amor, oh nudo dichoso, oh gran capital del alma, tela bordada por Himeneo, luz invisible que mueve el sol y también las estrellas, conviene de vez en cuando, pero hay quien sostiene que harta igual que embelesa, que satura en la misma medida en que conforta. Que el amor absoluto hiere más que sana y que su falta, en ocasiones, protege de las penurias de los años y hasta cuida de que sobrevivamos al vértigo y a la fiebre y no precisemos ángel de la guarda que nos guía ni mano noble que nos acaricie. Era el enano Melquíades Zambrano hombre preocupado por estas frivolidades del apetito metafísico. Leía con devoción tratados sobre el amor y hasta recitaba en público, con mejor dicción que compostura, los versos de los grandes poetas, subiendo y bajando el timbre, declamando como solo los actores muy expertos y confiados saben hacer cuando se entregan en el escenario a su público. El de Melquíades era la crema de la sociedad pudiente de su pueblo. A Melquíades se le respetaba por su posición social, por su árbol genealógico y por el extraordinario tinteneo, casi sinfónico, que hacían sus monedas en los bolsillos. Enano y feo hasta el desmayo óptico, deslenguado y culto, solía codearse (es un decir esto del codo habida cuenta de su muy escasa estatura) con nobles y con ricos y a todos entretenía con su chanza y con sus ocurrencias. Huérfano de pudor, se exhibía lo que podía, entrando y saliendo de las fiestas que la aristocracia de la villa organizaba para olerse unos a otros el ombligo y escucharse las historias de los ancestros, las de las guerras de antaño, las de las putas que se trajinaron y la de los bastardos que dejaron por los reinos vecinos. Nunca faltaba el concurso de Melquíades, su visión de los hechos, la forzada evidencia de que los Zambrano fueron amigos de reyes, sufragaron ejércitos y compraron y vendieron voluntades con el único propósito de fijar el apellido, de engrandecer su heráldica, pero sobre todo con la firme convicción de que la tierra y la fortuna podían enmendar un apellido en descrédito, arruinar a capricho el apellido de quien importunara el suyo o, si la ocasión así lo exigía, borrarlo de las crónicas y de las églogas, enfangarlo, convertirlo en algo impronunciable, casi pecaminoso. Eso hacía el dinero de los Zambrano y con esa bandera ondeando en su gorda cabeza paseó Melquíades su hambre de afecto por el casino del pueblo, por la calle principal, entoldada en fiestas y ocupada por vecinos que, a su paso, le correspondían con un gesto de respeto, de esos gestos que explican, en su sencilla evidencia, siglos de historia doméstica.

En lo que Melquíades jamás se sintió cómodo, en lo que su dinero y su apellido no pudieron hacer nada, en lo que ni siquiera su cháchara alegre y su saber libresco alcanzaron épica alguna fue en el amor, en el amor de Ovidio y de todos los poetas clásicos, los que ocupaban metros silenciosos de anaqueles en la inmensa biblioteca de la casa antigua. Y de noche, cuando cerraba la luz de la lámpara y depositaba el libro en la mesita, Melquíades pedía a Dios, al Dios al que jamás visitaba en su iglesia pero con quien sostenía muchas conversaciones íntimas, que le diese otra vida y que le privase de fortuna y de heráldica, con la prebenda de que le naciese alto y ganase el amor de las mujeres sin que interviniese la plata en la faltriquera y el miedo a que negarse al comercio carnal trajese infortunio a los suyos, negándole el pan, cubriéndoles de pobreza.

Era Melquíades putañero y avaro. No había moza concupiscible en el pueblo con la que no hubiese retozado y que no hubiese maldecido su estampa de enano berraco y rico. Una que no cobró lo que creía merecer y que estaba de paso por el pueblo aireó la historia de que el enano Melquíades la tenía extremedamente pequeña y que cumplía de forma justa el fornicio, vertiéndose entre gritos ridículos nada más entrar en faena. Hizo ver que si nadie había revelado antes este asunto era por miedo y que ella, fajada en muchas camas, molida a palos muchas veces, concubina de obispos y de poetas, no le tenía miedo ni al mismo diablo, al que vio con frecuencia y con el que departía en cuanto los dos disponían de un alto en sus quehaceres.

Contrariamente a lo que el lector avezado en estos trasuntos de lo más acendradamente humano piense, esto es, el tamaño de las vergas, los honores de la estirpe y la maledicencia de las furcias, el enano Melquíades, tocado en su hombría, no vilipendió a la puta, tampoco la echó del pueblo ni le amenazó con quemarle el alma hasta que sus chillidos se oyense por todos los fulanarios de la provincia. La acogió en aprecio, la entendió a su manera e incluso hizo que uno de sus lacayos más diligentes la trajese, de buenas maneras, eso sí, sin forzamientos ni peligros, a su dormitorio, a probar de nuevo las bondades de la carne y hacer que la verdad, resplandeciera y quizá por una vez en su muy licenciosa y aristocrática existencia no fuese el dinero ni el temor popular o la influjo de su linaje el que lo liberase del rumor que lo oprimía. Preparó Melquíades unos versos alambicados y dulces, extraídos de un antiguo libro galante que usaba cuando la soledad le devastaba el pecho y pasaba las horas muertas en su alcoba, pensando en la hondura del alma y en la infame trayectoria que iba tomando la suya propia. Y hete aquí, oh lector cómplice, a la furcia Irene Villlalobos, toda rotunda en carnes, a quien jamás la flecha bicéfala del alado Cupido rozó ni en el ubérrimo pecho ni en la promiscua lengua, entrando en casa de los Zambrano, evitando que la familia (una hermana ciega y un padre desmemoriado y enfermo) notasen su ingreso en la alcoba, puesto que Melquíades, lúbrico a su pesar, jamás pecó bajo el techo familiar. No sabía Melquíades, el enano putañero, el enano endecasílabo, que ése sería el último de sus días en la tierra. Que la muerte le descubriría asaetado de amor, emponzoñado de esa luz absoluta que el amor entrega a quien, ciego, inocente, le abre el corazón y le entrega el alma...

(Siguen el relato mis cuatro amigos de barra.)

Emilio Calvo de Mora

6 comentarios:

  1. Un viaje equinoccial desde la picaresca española al realismo mágico, pasando por el neonaturalismo emiliano contemporáneo. Y ahora los demás, ¿qué hacemos? Señor, si es posible , pase de mí este cáliz. Emilio, tu flecha envenenada me atraviesa.

    ResponderEliminar
  2. Un viaje al caos, permíteme.
    Estoy ya deseoso de encontrar el resto de los pedazos y tener la historia completa.
    Fascículos coleccionables.

    ResponderEliminar
  3. Tiene ecos temáticos de Ricardo III (sin la voluntad de reino) y drama almodovariano (sin Victoria Abril y sin ataduras). Pinta la trama interesante, sin saber hacia dónde. Presentados los personajes, su contexto, las voluntades, a expensas de Malena quedamos.

    ResponderEliminar
  4. Renuncioa la lectura fragmentaria. Me espero hasta el final y ya me las apañaré para rematar el relato. Después os comentaré a los sucesivos santos bebedores. No me pongáis el listón demasiado alto, que estoy muy viejo.

    AG

    ResponderEliminar
  5. Si que la pusiste difícil!
    Espero que Melquíades esté a la altura de las circunstancias.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, esto verdaderamente promete. Lastima que me pilla escaso de tiempo tendré que dejar la segunda parte para más adelante.
    Una visita muy interesante, con tu permiso me quedare por tu bar. Un abrazo.

    ResponderEliminar