La elección

El sonido del teléfono la interrumpió mientras preparaba la cena.

- Buenas tardes. Te habla Gabriel.
- Discúlpeme, no conozco a ningún Gabriel
- Soy el ángel del Señor.
- ¿Qué señor?
- Tu padre.
- Ah, es un enfermero del geriátrico. Me hubiera dicho antes.
- No, no. De tu Padre Celestial. De tu Dios.
- En este momento no puedo atenderlo. Estoy cocinando.


Cortó sorprendida. Estaba acostumbrada a que los Testigos de Jehová golpearan su puerta, pero era la primera vez que la llamaban por teléfono.
En seguida, el teléfono vuelve a sonar.

- No cortes, María. Tengo un mensaje importante para vos. El Señor te ha elegido.
- No me interesa.

Volvió a cortar. Elegida, ja. A mamá mona con bananas verdes. Seguro era una promoción telefónica, de esas que te enganchan con el cuento de un premio. ¿Qué venderían? ¿Biblias? El teléfono siguió insistiendo durante un rato, hasta que no le quedó más remedio que atender. Esta vez sonó una voz grave, amedrentadora.

- María, te prohíbo que vuelvas a cortar. Si lo haces, conocerás mi ira.
- Mire, señor, me va bajando el tonito que a mí nadie me prohíbe nada. Ya le dije clarito a su empleado, se lo digo a usted y se lo digo al dueño de la empresa de cuarta donde trabaja, si es necesario. No sé para qué me eligieron, pero no lo quiero. ¿Si? ¿Fui clara? Y manténgame desocupada la línea que me está por llamar mi hermana para pasarme los números ganadores de la quiniela.

Gabriel y el Señor se miraron desesperanzados.

- Vamos a tener que esperar otro par de milenios, Gabito. Parece que todavía no están preparados.
- No hay nada que hacer, Señor. Creyentes eran los de antes.

Malena

10 comentarios:

  1. Ex-celente Malena!! Parece que ambos andamos evocando a los Dioses. Un beso.!

    ResponderEliminar
  2. Es que tanta devaluación a lo largo de los siglos ha terminado por licuar la fe. Hoy corremos el riesgo de que el salvador sea tomado por un mago barato, un chanta.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Genial revisión bíblica. Este racionalismo nos está llevando hasta a cuestionar la visita del gran pope a Madrid... Si es que este mundo no está para milongas.

    Abrazos mil,

    Alberto Granados

    PS Por cierto, yo también hice mi pequeña revisión del Génesis:
    http://blogs.ideal.es/rigolettobloguero/2007/06/30/genesis/

    ResponderEliminar
  4. Semanas después María se entera de que está preñada. No está muy segura si fue con aquel pretoriano cachas que conoció en el mercado o con José, el carpintero. El pretoriano se va a las Galias en dos semanas y José es un buen hombre; siempre anduvo tras ella, aunque no se atreviera a decirlo. Una noche en busca de agua en el pozo José estaba allí, iluminado por la luna de Judá y ella estaba tierna. Qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  5. Fantástico. Soberbio. Limpio de paja.
    Estoy en trance justo ahora mismo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente. Disfrute leyendolo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha impresionado oír al Señor ofreciéndonos una viva muestra de resignación cristiana ante el carácter indómito de María. A eso le podemos llamar predicar con el ejemplo. Lo que no sé es como reaccionará cuando DIOS TELECOM. S.L. presente la factura de las llamadas Eternidad-Tierra (¡al precio que están las tarifas de larga distancia!).

    ¡Un brindis celestial, Malena!

    ResponderEliminar
  8. sabés que esa es una duda que tengo hace tiempo?

    y si viene el mesías?
    como reconocerlo entre tanto charlatán y tanto buscavidas?
    y si yo soy el mesías? y nadie me avisó?

    o si sos el padre del mesías, y ante tamaña estupidez lo mandás a estudiar una carrera decente?

    en fin,
    que dios nos perdone...

    salú!
    y buena vida...
    f

    ResponderEliminar
  9. Excelente lo tuyo Malena....
    Recuerdo, cuando tu hermana,cercana a los 4 años, preguntó si Jesús tenía 2 papás (refiriéndose a Dios y José por supuesto)
    Creo que viene de familia eso de escepticismo,ja,ja

    ResponderEliminar
  10. Vea pues, cómo el régimen divino se ve afectado por la mala manipulación -creyendo todo palpable- de los humanos.

    ResponderEliminar