Juegos de seducción

¿No le gustaría no ir mañana a trabajar y no pedirle a nadie excusas, para jugar al juego que mejor juega y que más le gusta...?


JMS


Era un experto. Conocía como pocos las reglas y las trampas del juego. Comenzó en las ligas menores y pronto los premios le quedaron chicos; se animó a ir por más y siguió ganando. Descubrió que las estrategias que podían parecer simples eran las que más resultado daban. Aprendió cuál era el momento exacto para avanzar y para redoblar la apuesta. Nunca perdió, aunque algunas veces abandonó, interesado por la aparición de un premio mayor. Aunque, claro está, el premio no era lo excitante; lo excitante era el juego. Y si había rivales, mejor.


Era una experta. Conocía como pocas las reglas y a los tramposos. Descubrió que jugar a que creía en el juego del otro era la mejor estrategia. Aprendió cuál era el momento exacto para abandonar ilesa. Nunca perdió, aunque algunas veces abandonó antes de tiempo. El premio era irrelevante. Le gustaba el despliegue de pequeños detalles que usaban para ganar. Y si había más de un jugador en vista, mejor.


Desde hace un tiempo se miran, se miden y juegan, sabiendo que en esta partida no hay premio ni ganador.

Malena

10 comentarios:

  1. Dos románticos en busca del amor idealizado. Histeriqueando hasta morir como excusa de la buqueda.

    ResponderEliminar
  2. Dado que el amor perfecto no existe, es hora de dejar de nadar en busca de las costas de Avalon. :)

    ResponderEliminar
  3. Empiezo por lo de no ir mañana a trabajar y me seduce mucho. jaja. Esta gente no sabe nada, solo juega a no perder....y para colmo necesitan público!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Esa gente pierde por no querer arriesgar.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, para todos hay un competidor esperando a ser descubierto.

    abrazos totales.

    ResponderEliminar
  6. Espléndido despliegue de estrategia, técnica y cálculo en el juego de la seducción. Para los dos, lo importante es participar: puro deporte. Los jugadores vulgares (?) nos dejamos arrastrar por las pasiones y hasta por los bajos instintos. Jugar para ganar o para perder. Exhibir el trofeo o lamerse las heridas. Amar a vida o muerte (pero la petite morte, a la francesa).

    "El milagro de existir, el instinto de buscar,
    la fortuna de encontrar, el gusto de conocer,
    la ilusión de vislumbrar, el placer de coincidir,
    el temor a reincidir, el orgullo de gustar,
    la emoción de desnudar y descubrir, despacio, el juego,
    el rito de acariciar prendiendo fuego,
    la delicia de encajar y abandonarse,
    el alivio de estallar y derramarse.
    Y el amor..."
    JMS (¡el mismo de arriba, querida amiga!)

    ResponderEliminar
  7. "vamos al ruedo
    que esto es un juego
    y si te toca perder no es tan grave.
    vamos al ruedo,
    que esto es un juego
    y si te toca ganar ah!"

    y bueno. a veces no se puede evitar. pero yo quiero premio.

    salú!
    y buena vida...
    f

    ResponderEliminar
  8. El juego sólo es un proceso de aprendizaje. Aprender a ganar se entiende; a perder me cuesta más entenderlo.
    En cualquier caso, hay muchas cosas sugerentes en el texto. Queda por saber quién, a pesar de lo dicho, gana y quién pierde...

    AG

    ResponderEliminar
  9. Donde dije "técnica", quise decir táctica. Pero no rectifico: la añado. ¡Ludopatía léxica!

    ResponderEliminar
  10. Un pistolero más rápido. Anoche vi un western. He aquí el lastre argumental.

    ResponderEliminar