Instantánea de un viaje a través de la nada



Pampa por aquí, pampa por allá.

La ruta angosta la corta, sin que su gris termine de alterar el paisaje.

Llanura al este, llanura al oeste y un poco más lejos, llanura. Alguna lagunita discreta rompe la monotonía verde y allá van vacas, garzas y flamencos tratando de escapar del tedio. Después de tres horas de viaje a través de ese paisaje, creo saber dónde queda el culo del mundo. Hasta que empieza a anochecer y por arte de vaya uno a saber qué mago, el cielo se vuelve naranja, los montes negros, desaparecen los alambrados y me siento parte de algo inmenso.

Pero dura un instante, como todo lo hermoso.

Malena

9 comentarios:

  1. Me hace acordar a la ruta a Santa Rosa en La Pampa. Si, es algo inmenso.....tan quieto, tan llano. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es la ruta 5, que va a Santa Rosa.

    ResponderEliminar
  3. pensé en ese camino del desierto, como llaman a esa ruta, no?y era nomás!
    me gusta esa irreverncia con que cruzas la poesía!
    abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esa fugacidad del instante es, tal vez, el peaje que hay que pagar por todo lo bello, condenados como estamos, por el arbitrio de algún dios caprichoso, a que todo lo que vale la pena se nos acabe en un abrir y cerrar de ojos.
    Lo que no sé determinar es si se trata de un regalo o de una gigantesca putada.

    Alberto Granados

    ResponderEliminar
  5. Habrá que probar una ración de pampa un día de estos.

    ResponderEliminar
  6. Dice el adagio popular: todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda. Habría que añadir: y "dura un instante, como todo lo hermoso".

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. "Si los pastos conversaran, a esa pampa le diría de qué modo la quería, con qué fiebre la adoré..."

    La inmensidad sobreviene siempre en un instante, sorprendiendo a los acostumbrados ojos y lo que en principio era un paisaje monótono, escenario de la rutina, súbitamente se nos torna magnífico, exótico, transformado.
    A ti te pasa con la pampa; a mí con los olivares de Jáen.Y si es durante el crepúsculo... Son los paisajes que yo denomino "planetarios".

    Belleza pura, Malena

    ResponderEliminar
  9. Lo poco gusta y lo mucho empalaga, dice un adagio (otro) manchego.
    La belleza será convulsa o no será, escribió Breton.
    Añado yo, amanuense de julio tórrido, que si dura en demasía no es belleza. Se hace uno a su contemplación, se desangela el asombro, se desmorona la emoción y se convierte en algo que no es belleza. No lo es.
    Hermoso el texto, mucho.

    ResponderEliminar