Crónicas de un seductor adolescente (III)


No sé por qué papá insiste en traerme a estas reuniones.

Lo único que la salva es el hijo de los amigos, que parece tener más o menos mi edad, pero ni me mira. Bajó tarde, despeinado. No puso ningún empeño en vestirse, se nota. No le interesa para nada impresionarme. Dos o tres veces hablé, esperando que se integre a la charla, y no contestó. Sólo habló para recitar un par de versos de queseyoquien que decían algo de la leche y la miel*, o algo así. Será la letra de alguna canción que no conozco. Lástima que la madre lo hizo callar, porque le iba a pedir que me la cante.

Traté de tocarlo por debajo de la mesa un par de veces, pero no llegué. No le saco los ojos de encima, pero ni se entera.

¿Quién te crees que sos? ¡Mirame!

¿Y ahora que hace? ¿Se va a ir a dormir? No, no. No puedo dejar que se vaya.

-Sácame de aquí, coño...


"Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa;
miel y leche hay debajo de tu lengua;
y el olor de tus vestidos como el olor del Líbano."

Cantar de los cantares

Malena

8 comentarios:

  1. Voy a dejar un tip para todos los adolescentes que pasen por aqui:
    No hay nada más seductor que un hombre que nos ignora. :)


    Pero un rato, eh. No se lo tomen tan a pecho.
    Lo dejo ahora a Miguel resolver la cuestión con la muchachita caprichosa.

    ResponderEliminar
  2. Bien.
    Empiezo a pensar estará en el apuro obvio nuestro amigo Miguel.
    Qué gustazo ser el demiurgo, el diosecito.

    ResponderEliminar
  3. El sapo del cuento es rescatado por la princesa. Los príncipes de antaño devienen en batracios sin coraje emocional, y las delicadas demiselas, cándidas, esperando la suerte de un amor infinito, se tornan en chicas guerreras, conquistando por iniciativa propia al torpe imberbe que la evita.

    ResponderEliminar
  4. Ramón:
    ¿Lo rescatará? Ella puso en él lo que quería poner. Imaginó desdén donde sólo había timidez. Veamos que sucede cuando la verdad sea develada. Le dejamos el problemita a Miguel.

    ResponderEliminar
  5. ...¡Ejem!... Y digo yo, Malena, ¿soy yo, el más "alejado" de la adolescencia, el que tiene que...? Bueno, haré lo que mi mujer: le daré vuelta a mi edad (esto se hace cuando se puede, claro): ¡Hoy cumplo 16! ¡Sapos, culebras y escorpiones! Endiablados compañeros de barra...

    ResponderEliminar
  6. FELIZ CUMPLEAÑOS, MIGUEL. Y ni se te notan los 16, creeme. ;)


    En Argentina se celebra hoy el día del padre, así que ... feliz día a mis compañeros de barra también.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, amiga Malena.
    Estoy deseando ver el final de la trama.

    ResponderEliminar
  8. me gusta verte arrojar por los aires el mito de las mujeres hablando mucho! qué talento tenés con las pocas palabras, Piba! (que la patente del próximo auto sume nueve: "quiere verme, quiere verme!") abrazo en la plaza

    ResponderEliminar