Sólo cuando me río

Soy nieta de un Ángel y de una bruja.

De ella heredé los hombros caídos y el carácter fuerte.

De él, la nariz y la propensión a la mala suerte.

Podría haber sido linda y fatal, como ella y más buena que el pan, como él. En cambio, soy esta mina rara -como encendida- que loca se ríe por no llorar. Cada cual tiene sus penas y yo no soy ajena a tal designio. Me jode confesarlo, pero puedo hundirme en pozos de dolor y de nostalgia. ¡Vamos! Soy argentina, soy mujer, soy tanguera. No podría ser de otra manera. Pero tengo el ojo adiestrado para encontrar el costado gracioso en cualquier situación, cuando no ridículo. Y mearme de la risa, aunque llore de dolor.

Lo que todavía no puedo comprender es si se lo debo al Ángel o a la bruja.

Ustedes dirán.

Malena


21 comentarios:

  1. Digo que sos vos. Sin lisonjas baratas. Casi diría que sos un tango, tu nombre ya es tango.

    ResponderEliminar
  2. Mientras haya música, mientras las piernas aguanten nuestro peso, ángel o bruja, qué más da, bailemos sin echar de menos la estela de nuestros pasos. Si además la pareja acompaña, brindemos por ello. Y si no, también.

    ResponderEliminar
  3. Algo así me temía. conozco de cerca a una amaestradora de ángeles y algo ya me contó de ti. Los ángeles andan inquietos... y las palomas alborotadas.

    Lo de bruja... bah!, basta con hablar con vos un ratito y ponerse a contar: 1, 2, 3... No podía ser de otra manera. Lo supe enseguida. Una de mis madres también lo es. La otra fue monja. Yo salí payaso y viejito. Y muy serio. Por eso te entiendo ferpectamente.

    Vendré a esta barra a beberme vuestras pócimas, a mearme de la risa o a lo que acontezca. Seguro.

    Brindo por las noches antíguas y por este comienzo. Gambari masu!!!

    Besos payasos.

    ResponderEliminar
  4. A la mezcla, Malena, a la mezcla. Tenemos todo adentro y a veces solo usamos una parte y sepultamos lo otro. Cuidate. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que buena barra Malena! Tiene tu sello indiscutible, tu estilo, entonces, y en intima relación con algunos últimos pensamientos, ¿Qué catzo importa de quien lo heredaste? lo tienes, lo llevas y ahí... lo que uno no puede ignorar es que la mezcla ha sido buena.

    Abrazo.

    PD: Me gusta la Gata, el sábado pasado la vi en el Luna haciendo dos canciones con el maestro Joaquin Sabina. Me emocioné, fue un verdadero placer:

    ResponderEliminar
  6. Ya te estoy siguiendo de cabeza, este blog me gustó mal!!!!!!

    Me mata este tema, me da vuelta, me fascina, ah, tu pregunta era a quién le debías el humor mordaz de reírte de lo ridículo, con seguridad a la abuela bruja, todo lo demás al ángel.
    Teniendo en cuenta el lugar de donde venimos, no estaremos medio emparentadas vos y yo, o será el agua que hemos bebido por años que tiene no sé qué miércoles o el aire con perfume a manzanillas y a tilos?

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. no importa que mezclaron si salió este licor!
    salute, hermana!
    qué hermosuras hacés con la melancolía!
    vengo a reirme, a mearme de la risa... y a emborracharme con la vida, qué me importa que nos llamen los mareados!
    y no te cuides! solo de la tristeza, amiga, solo de la tristeza!
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Alma de tango, melodía de arrabal, yuyo del suburbio...Conjuro para un hechizo: Definitivamente, bruja.
    Pero, Malena,eres un ángel. Compañera de barra.

    Besos del azar y del azahar

    ResponderEliminar
  9. Sabes, Yuyo, cuando comenzaron "Imagenes y palabras" tenian de imagen de portada esos "Latidos de soledad" del bar de la esquina...

    Alguna vez, en puros sueños, te escuché cantar allí...

    Despues, mucho tiempo después, cambié una y mil veces la imagen, y por esos tiempos te conoci.

    Sin duda eres bruja y diablo, pero nunca olvides que los angeles tambien son diablos, y muy brujos...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  10. se lo debas a quien se lo debas agradezcámosle ya que es una virtud magnifica esa risa, aprovecho a brindar por esta presentación que seguramente tendrá mas puestas, besos

    ResponderEliminar
  11. Cualquiera que use "los tiburones de la noche" del maestro Hopper -uno de mis imprescindibles- tiene mi reconocimiento de antemano.

    Hay brujas buenas; se llaman hadas.

    Hay brujas nocturnas, de barras de bar y penultima copa; se llaman mis preferidas.

    Los angeles caidos tienen opinión. Por eso les cayeron.

    Parafraseando a la tanguera: "Hoy has entrado en mi futuro".

    ResponderEliminar
  12. Providencial, ni bruja ni Ángel, solo providencial.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias a todos por pasar!

    Especialmente a vos, Ramón, por invitarme a ser parte de este lugar. Y a Emilio, Francisco y Miguel que me recibieron.


    Pasen y beban.
    Que nos llamen los mareados.
    Hoy la casa invita.

    ResponderEliminar
  14. Curiyú:
    Tango que me hiciste mal y sin embargo ...

    Ramón:
    Bailemos, casi ángeles, casi brujos. Y brindemos por el comienzo.

    Kum*:
    Payaso, viejito, serio y ángel (como el abuelo).
    Bebamos, que el cielo puede esperar.
    Besos brujos.

    Dany:
    Vamos mezclando, dosificando, alternando. Y somos este extraño combo de ángeles brujos. Besos.

    Magah:
    La gata y Joaquín juntos. ¡Que demasiado! Me hubiera encantado estar.

    Pato:
    Esa extraña mezcla de tilo y manzanilla hizo de nosotras estas mujeres raras. El arsénico del agua nos enciende. :)

    Miralunas:
    A la tarde, matecitos en el zaguán.
    Pero a la noche venite a la barra, hermana. Acá te espero.

    Miguel:
    Compañero de barra, muchas gracias por el recibimiento!
    Besos de naranjo en flor.

    Antiqva:
    La señorita C. cantaba conmigo un tango nostalgioso aquella noche. Yo me acuerdo. Vos dormías.

    Tomás:
    Brindemos. ¿Qué Tomás? :)

    Guille:
    Podré ser bruja nocturna o ángel caído. De hada, ya nada me queda.
    Ramón diseñó la página. Night hawks cayó como anillo al dedo, no?

    Adivín:
    Deberé agradecer, entonces, a la providencia. :)

    ResponderEliminar
  15. Ángel, bruja, dios, demonio, no me importa el árbol genealógico de mi nueva amiga de barra sino su lengua dulce y su cajón lleno de historias.
    Un beso, Malena.

    ResponderEliminar
  16. Malena, precioso tango bailaste al son de la música, da gusto conocerte un poco más y ver que, como tod@s, heredaste bueno y malo a partes iguales y te hiciste una, tu misma, imperfecta y maravillosa.
    A seguir siendo!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Mariela canta el tango con voz aguardentosa,
    se bebe las palabras con elixir de vino,
    allí donde se planta florece alguna rosa
    que crece solitaria en medio del camino.

    Que lo disfrute, doña. :)

    ResponderEliminar
  18. Emilio:
    Gracias, Emilio!
    Nos vemos acodados en la barra.
    Un beso.

    Anita:
    Ah, heredé mezcladito y salí así. Culpemos a la genética por los pecados. ;)

    Carlos:
    Tus comentarios poemas personalizados me hacen poner contenta.
    Aunque viniendo de vos, que sos abstemio, no sé si es bueno o malo lo que dijiste. :S
    En este bar también hay 7up.

    ResponderEliminar
  19. Ha de ser una mezcla de ángel, de bruja y de talento.
    Feliz nacimiento! te sigo por aquí también.

    ResponderEliminar
  20. Linda y cálida presentación! Algo de ambos, creo :). Me encanta Adriana Varela, buen complemento para el post. Un saludo, cálido también.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, Nomedejes. La seguidora 13 de la Barra. Brrrr ....

    Brynhild:
    Adriana canta el tango como ninguna.

    ResponderEliminar